Omate
Semana Santa

Es la principal actividad religiosa y costumbrista  que tiene Omate, por ser un pueblo de profundas raíces cristianas cuyo fervor religioso se ve a cada instante en sus habitantes, la celebración anual de la Semana Santa o Semana Mayor tiene sus orígenes en la fe cristiana católica en la cual se conmemoran los últimos días de la vida de Jesús de Nazaret, desde su entrada triunfal a Jerusalén hasta su resurrección gloriosa.

Es el periodo sagrado del cristianismo que transcurre desde un Viernes de Dolores con la llegada del Señor de las Piedades a Omate, previo al Domingo de Ramos, hasta el día Martes de la Octava de Pascua con el retorno del Señor de las Piedades a Qunistacas, donde comienza una Semana Santa corta. Desde el punto de vista litúrgico, es una intensa actividad dentro de la iglesia, por ser la semana en la que se hace un memorial de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo. De acuerdo con la tradición católica, durante este periodo se tienen que cumplir siete viernes de cuaresma, ya que cada uno de ellos está dedicado a una advocación religiosa o pasaje del periodo de la pasión de Jesucristo.

El pueblo de Omate, se convierte por momentos en un gigantesco escenario sagrado donde todos sus moradores entendiendo lo sagrado del momento toman parte de la escenificación, en la devoción Omateña es uno de los momentos cruciales de la Semana Santa, los pobladores de los diversos anexos se trasladan de manera agrupada para participar en este acto.

Una de las características singulares de la Semana Santa en Omate es la  construcción de sus altares escalonados muy elevados llamados “Posas”, durante los días jueves y viernes los devotos y poseros ayudados por sus familiares y vecinos, empiezan a construir estas “Posas” cargan y paran dos principales palos mayores para la edificación de los siete altares que llegan a medir entre los 18 a 25 metros de altura. Las Posas, conforman sus partes cada  una descrita, por tradición tiene tres poseros o personas encargadas de la construcción de los altares; la primera, denominada Cabecilla, se encarga del centro, la segunda, se encarga de la Ala derecha y la tercera persona del Ala Izquierda.

Hasta hace algunos veinticinco años, las posas se construían en base a tres palos por lo que cada posero asumía uno de ellos, sin embargo desde entonces, se simplifico a solo en dos palos mayores. Se dice que aproximadamente en los comienzos del siglo XX, se comenzó a elaborar todos los años altares a manera de castillos gigantes de madera, atadas completamente con sogas, revestidos de telas y cuadros que representan la vida, pasión y muerte de Jesucristo, las advocaciones de la virgen maría y los Santos.

Al parecer solo en estos lugares las prácticas sobreviven tomando características propias y expandiéndose en las últimas décadas a los anexos, como desprendimiento de la fiesta central. En torno a la representación simbólica, los de Omate señalan que un altar que se construye como ofrenda al Cristo Inmolado, es una demostración de la fe que se tiene, y una obligación como ejerciente de la práctica religiosa.

El Distrito de Omate es capital de la Provincia Gral. Sánchez Cerro, como una de las tres provincias que conforman la Región Moquegua (Perú). Está ubicada en el sur de la cadena occidental de la cordillera de los andes, al noreste de la ciudad de Moquegua, esta entre las coordenadas 16° 40’ 13” de latitud sur y 70° 58’ 12” de longitud oeste. Perteneciente a un valle interandino ubicado entre las regiones yunga y quechua, a una altitud de 2,166 m.s.n.m., se encuentra a 129 km de la ciudad de Arequipa y 147 km de la ciudad de Moquegua. Como valle interandino tiene un clima templado, seco y soleado, con escazas precipitaciones pluviales en verano y una temperatura promedio anual de 19° C. que prevalece.

Agradecimientos:
Al área de promoción de desarrollo turístico de la Municipalidad Provincial General Sánchez Cerro de Omate, Gestion 2011-2014 quienes nos brindaron su estadia.
Al Parroco de la Iglesia San Lino de Omate, Padre José Cardenas Salazar y al padre Vicario Rony Osuna Cabarcas, por darnos todas las posibilidades del caso a nuestro trabajo periodistico documental.
Como tambien a todo el pueblo de Omate por su gentil recojimiento va nuestro respeto.

<


Huambo
Semana Santa

La Semana Santa es una de las fiestas más importantes del calendario religioso del Distrito de Huambo. Los pobladores son muy fervorosos para celebrar este acontecimiento, muestran un profundo recogimiento espiritual, recordando la pasión y muerte de Jesucristo.

La Semana Santa empieza con la cuaresma, tiempo comprendido entre el domingo siguiente de tentación y el viernes de dolores. Durante la semana se realiza la Vía crucis, acto que recuerda las catorce estaciones de la Pasión de Cristo. Se realiza una procesión de la cruz alta por el interior del templo cantando, rezando y escuchando pasajes bíblicos alusivos a la fecha.

El viernes y sábado anteriores al domingo de ramos se rinde culto a la Virgen de los Dolores con una procesión acompañada de fieles y devotos entonando cánticos y oraciones. Ya entrada la noche parten los Arrieros hacia la campiña y Canco a traer flores, albahaca y variedad de fruta para armar las pesadas andas que saldrán en procesiones en toda la semana. El aroma que desprenden estas flores, hierbas y frutas son sinceramente agradables, haciendo que esta fiesta religiosa sea incomparable.

El domingo de ramos se lleva cabo la entrada de Jesús montado en un borrico, en medio de palmas y olivos entregados por los Comisarios. La procesión del domingo de ramos se realiza en forma alternativa cada año, un año de Cabanachimpa y otro año de Ayasamana.

Se termina retornando como despedida en la plaza, con las acémilas cargadas de odres, cerones y redecillas, acompañados con banda musical de cuerdas bailando, los estandartes, comisarios y demás los devotos, colaboradores, cocineras, previstos, y demás servicios se da por concluida esta festividad religiosa de gran significado espiritual para los pobladores y visitantes. Quien mas que estas y muchas tradiciones podamos conocer y aprender culturas que aún vivan con significados grandiosos que todos podamos compartirlos.

Huambo proviene de la palabra “wampu” que significa nave, pertenece a la cultura Cabana, con características propias, habiéndose formado por la unión de dos ayllus: Jayaquima y Huapullja, luego Ccollana, Pumarca y Coperaime, este distrito está ubicada entre los 15°45´ de latitud sur y los 72°07´ de longitud oeste pertenece a la provincia de Caylloma, región de Arequipa Perú, cuenta con todos los servicios que uno pueda requerir, Acogedor y humilde pueblo de Huambo va nuestro agradecimiento.


Ayacucho
Semana Santa

Uno de los lugares más emblemáticos en Perú donde se celebra la Semana Santa, es sin duda Ayacucho. Son muchísimos los rituales religiosos que se realizan en esa zona andina de nuestro país. Sus innumerables iglesias ha hecho que esta tierra sea conocida como ‘La Ciudad de las Iglesias’, lugar preferido tanto por turistas locales como extranjeros, quienes se congregan en multitudinarias procesiones.

Ayacucho, ciudad situada a 565 kilómetros al sureste de Lima, es por excelencia uno de las ciudades que recibe más visitantes durante esta fecha, debido a que la Semana Santa que se celebra en esta localidad constituye el mejor reflejo de la religiosidad y espiritualidad del país, tiene el privilegio de tener algunos de los templos coloniales más hermosos del Perú, como La Catedral, la Compañía de Jesús, San Francisco de Asís, Santo Domingo y Santa Clara, entre muchos otros.

Todos los integrantes de la sociedad ayacuchana, en todos sus niveles sociales, participan de algún modo en los diversos eventos que conforman esta singular festividad religiosa y pagana. Se inicia el Domingo de Ramos, con la entrada de Jesús a la ciudad montado sobre un burro. El lunes, la Oración del Huerto, el martes, el Señor de la Sentencia y; el miércoles, encuentro donde se escenifica el camino de Jesús llevando la Cruz al Calvario. Esta escena es impresionante, muestra el encuentro de la Madre con el Hijo (María y Jesús), escena que conmueve a todos los participantes.

El jueves Santo visita a los templos para ganar las indulgencias necesarias. En la noche del viernes Santo, las luces de la ciudad se apagan para dejar paso al Señor del Santo Sepulcro. Las andas llenas de velas blancas, sobrecogen por su magnificencia. Luego se realiza una vigilia con rezos y cantos hasta el sermón de las 3 horas del día sábado. Después de los días de congoja, el Domingo de Resurrección se torna en fiesta, Cristo resucitado aparece en andas y es cargado por una inmensa multitud cristiana recorriendo la principal plaza del lugar.