Celebración a la Virgen de Cocharcas.

Cada 8 de setiembre es en los andes, el mes de celebraciones. Las lluvias empiezan a llegar como una bendición de los “apus” y se inicia un nuevo ciclo agrario. Si bien se sabe que la devoción a la Virgen de Cocharcas se inició en Copacabana, en la meseta del Collao, pronto creció por toda la sierra, y hoy también se vive la fiesta religiosa en Apurímac y todo el valle del Mantaro, como parte del folclor, la fe y la historia de esos pueblos esta el santuario de Cocharcas, iglesia colonial declarada patrimonio cultural de la nación en 1941, con una historia que remonta al siglo XVI.

Este santuario está compuesta por dos torres de estilo barroco, se afirma que fue levantado a solicitud de los jesuitas entre los años 1598 y 1625, para ello se utilizaron piedras finamente labradas. Se aprecia una bóveda de medio punto, en cuyo interior se guardan importantes lienzos de la escuela cusqueña y de algunos maestros españoles. El altar mayor esta decorado con un retablo de cedro; bañado en pan de oro y mide aproximadamente 10 metros de alto.

Hasta aquí llegan miles de fieles, peregrinos de todas partes del Perú y el mundo para participar con sus oraciones y agradecimientos milagrosos concedidos con testimonios de cuatro siglos de historia con veneración a la imagen de la ‘Mamacha Cocharcas’, una representación hecha en madera policromada de regular tamaño, ataviada por un gran manto y un vestido blanco finamente bordado.

Una costumbre antigua y muy característica de la piedad popular de Cocharcas es aquella de 'los quimichus", cargando en sus hombros una cajuela que lleva dentro la Reina chica o la Reina grande (copias pequeñas de la Imagen) al son de una música que todos los devotos reconocen y van peregrinando de pueblo en pueblo hasta llegar al santuario, con el fin de recoger bendiciones y ofrecerle a la imagen de la Virgen por la piedad de los fieles.

Para los que quieran llegar en movilidad al santuario hay vía carretera asfaltada de Andahuaylas al distrito de Chincheros que esta aproximadamente a 110 Km. Su capital también es Chincheros una de los siete provincias que tiene el departamento de Apurímac, esta entre los 3600 a 4500 msnm. Cuenta con atractivas rutas turísticas importantes en lo paisajístico, el valle de Pampas, las lagunas de Toroccocha y Yanahuarmi, las ruinas arqueológicas de la meseta del Bombón en Tejahuasi, respectivamente sus campiñas, con tierras de cultivo y de pastoreo.

<

Devoción al Señor de los Milagros en Arequipa

Cada mes de octubre el Perú se viste de morado por devoción y homenaje al Señor de los Milagros. Durante esos días miles de personas concurren a los templos en los que se venera su imagen y se organizan multitudinarias procesiones.

El Santo Cristo de Pachacamilla o Señor de las Maravillas, como fue conocido en sus inicios, se ha convertido en el centro de la identidad católica del pueblo peruano. Roma, New York, Tokio, son algunos de los lugares donde los residentes peruanos han promovido su culto.

Pintado a mediados del siglo XVII en las afueras de Lima por un esclavo angoleño, y por tanto de origen humilde y marginal; debido a terremotos y sucesos portentosos incrementaron su culto hasta conseguir el reconocimiento oficial y ser declarado Patrón jurado de la capital virreinal el 21 de septiembre de 1715. Luego se fundaría un monasterio cuya comunidad se hizo cargo del cuidado de la efigie. Un nuevo terremoto hizo que se sacase una réplica la cual llevada en procesión por las calles de la ciudad.

A partir de entonces su culto fue en continuo incremento hasta convertirse en una de las procesiones más grandes que hay en el mundo católico. Asimismo, su culto ha sido motivo para la implementación de una serie de manifestaciones culturales que le han conferido gran particularidad.

De allí se irradió a todo el país. A Arequipa llegó a comienzos del siglo XX, pero de manera muy circunscrita. Sería el arzobispo Leonardo José Rodríguez Ballón quien promovió su culto mandando pintar un lienzo que fue entronizado en el templo de San Agustín, desde donde sale en procesión desde 1950, a cargo de una hermandad creada ese mismo año.

En Arequipa, la provincia tiene una connotación propia aunque se adapta a lo practicado en la capital de la república, desarrollándose la celebración con misas protocolares, confesiones y los recorridos procesionales que la realizan seis veces en las mismas fechas del mes morado de octubre; El andar parte del templo principal de San Agustín, también recorren los templos del Pilar, la Merced, el Monasterio de Santa Teresa, la iglesia de Yanahuara, ingresan al Santuario de Cayma y posteriormente retornan al templo principal. Los recorridos usualmente son los mismos cada año y están programadas por la Hermandad del Señor de los Milagros de Arequipa.

En el año 2015 por iniciativa propia la agencia EP viene realizando el proyecto de publicación llamada DEVOCION AL SEÑOR DE LOS MILAGROS EN AREQUIPA por lo que se viene coordinando todo un plan de trabajo en equipo, en donde están comprometidos investigadores y especialistas en la elaboración de proyectos culturales, en las que en este año 2016 también se le invito a participar al escritor Arequipeño Álvaro Espinoza de la Borda a quien va nuestro respeto y gratitud.

Esperando presentarlo completo posteriormente como proyecto de publicación que permitirá valorar la riqueza cultural de la religión católica, para ello es muy importante y necesario la participación de las instituciones publicas y privadas interesadas con el desarrollo cultural de Arequipa para su financiación económica que se requiera.

Agradecimientos:
A los representantes de la hermandad del Señor de los Milagros de Arequipa, de igual manera al feligrés Víctor Falcón Calderón quien, directa o indirectamente nos permitió realizar nuestro trabajo y a si mismo va nuestro agradecimiento a todos los fieles devotos del Señor de los Milagros en Arequipa, lugar en la que se pudo compartir parte de nuestro trabajo en este fotorreportaje de corte documental.